Empleos verdes en el mundo serán 24 millones para el año 2030

(MUNDO) Los trabajos en energías renovables hoy representan 10 millones. Los desafíos ante el cambio climático replantean la producción y requieren de un consumo sostenible, lo cual abre nuevas oportunidades laborales.

El cambio climático no solo tiene consecuencias claras en las temperaturas, de las que hemos sido testigos tanto en el hemisferio sur como norte en estas últimas semanas, sino que también implica un reto en la estructura productiva global. Un desafío que implica un impacto y reestructuración de los empleos.

La desaparición de empleos no sostenibles y el surgimiento de nuevos que respondan a nuevas actividades ajustadas a los requisitos de sostenibilidad, es lo que se comienza a dar cada vez con más fuerza. En esa misma línea, la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA por sus siglas en inglés) proyecta que los empleos en energías renovables podrían aumentar de 10 millones en la actualidad a más de 24 millones en 2030.

En ese contexto es que emerge el concepto del “empleo verde”. La temática es cada vez más relevante y será uno de los temas que se desarrollarán en la cuarta Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, que tendrá lugar del 11 al 15 de marzo en Nairobi, Kenia. “La producción y el consumo sostenibles abren nuevas oportunidades para la creación de empleos. Líderes de instituciones educativas y otros sectores clave arrojarán luz sobre el futuro de este sector”, indicó la ONU el martes en un comunicado sobre la actividad.

Manuel Baquedano presidente del Instituto de Ecología Política, explica que consisten en nuevos puestos de trabajo que surgen a partir de la protección del medioambiente y sus consecuencias. Pero no se trata de poner “verde” a cualquier trabajo, aclara. “Un buen ejemplo es el sector de las energías renovables, que es nueva forma de empleo y que se puede medir su contribución al medioambiente, gente que trabaja en proyectos como reciclaje y tecnologías limpias también, o la agricultura con sistema orgánico, son empleos verdes“.

Transición ecológica

Si es que se produce la transición ecología que espera el mundo para controlar el cambio climático, es necesario que este sector se desarrolle de forma importante, destaca Baquedano. “Se trata de gente que trabaja directamente con la transición ecológica en una sociedad y deberían aumentar muchísimo en la medida que disminuyen las otras”.

Ana Belén Sánchez, especialista Regional en Empleo Verde, de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) señala a Qué Pasa que estimaciones pasadas de la misma agencia en conjunto con la Agencia Internacional de la Energía , decían que la caída gradual de costes de las tecnologías renovables estaban haciendo aumentar las inversiones en todo el mundo. “Las reducciones adicionales en costes de tecnologías esperados hasta 2030 facilitarán la transición a un sistema energético con menor uso de combustibles fósiles (carbón, gas, petróleo) y más uso de energías renovables (eólica, solar, biomasa, hidráulica y otras). El escenario energético que se analizó era el de cumplimiento del Acuerdo de París de cambio climático, adoptado en 2015, que establecía que la temperatura media mundial no subiría de 2C y se haría lo posible para no subir de 1.5C”.

Esa transición, explica el informe de IRENA, deberá iniciarse urgentemente para que sea efectiva. Para hacerse una idea del desafío, dice la experta de la OIT, esta transición energética supone triplicar por tres el uso de energías renovables de lo consumido en la actualidad.

Lo anterior, sin duda, dice Sánchez, tendrá un reflejo en el empleo creado en el sector. De acuerdo a las estimaciones de unidad de empleo creado por unidad de energía producida a nivel global, explica, la cantidad de empleo creado será de 24 millones de personas en todo el mundo hacia el año 2030. “Se trata de empleo creado directamente en el sector de las energías renovables como empleo indirecto, en el resto de sectores que se relacionan con la cadena de producción de cada uno de los sectores renovables. En este mismo escenario de transición energética limpia ambiciosa, se estima que la creación de empleo en 2050 podría llegar a los 26 millones”.

Los datos de IRENA señalan además, que las actividades laborales en biocombustibles líquidos, calefacción y refrigeración solar, y grandes y pequeñas centrales hidroeléctricas, van disminuyeron debido a diversos factores, como el aumento de la mecanización, la desaceleración de los mercados de viviendas, la eliminación de subsidios y la caída de nuevas instalaciones.

El desafío que plantea esta renovación en el empleo, por ejemplo, dice Baquedano, que un motor diesel puede son 3 mil piezas y el de un auto eléctrico son 150 piezas, por eso es importante el ritmo al cual tienen que crecer los empleos verdes para sustituir los empleos que no son verdes. “En ese aspecto hay que ver el balance y el ritmo que tendría que asumir los sectores para compensar la perdida de empleos sucios, por llamarlos de esa manera”.

Potencial en Chile

Si bien no se ha analizado el potencial específico de creación de empleos verdes para Chile, la experta de la OIT indica que existen posibilidades de creación de empleo verde en el país, en áreas como: la producción de energías renovables, con gran potencial de uso de energía solar (térmica de alta y baja temperatura y fotovoltaica); el reciclaje y gestión de residuos con una mirada de inclusión social que integre a los recicladores que trabajan en la economía informal, la agricultura y ganadería ecológica, que todavía supone un porcentaje relativamente pequeño de la producción total.

Otros sectores con gran potencial son la construcción sustentable, que incluya el uso de energías renovables y medidas de eficiencia energética, o el ecoturismo. “Todos son sectores prioritarios en la lucha contra el cambio climático, tanto a nivel de reducción de emisiones como de adaptación a sus impactos (aumento de temperatura, aumento de eventos naturales extremos, cambios en los patrones de precipitación y otros)”, indica Sánchez.

Para lograrlo, se requiere de mucha coordinación de diversos sector. Para que ese potencial se convierta en realidad, la experta de la OIT recalca que se necesitan políticas laborales que trabajen en coordinación con los objetivos ambientales del país, programas de educación y formación laboral que incluyan la protección ambiental como parte de las materias educativas. Además, dice, se necesitan “programas de desarrollo empresarial con un enfoque de creación de empresas verdes y políticas que fortalezcan el diálogo social entre gobiernos, organizaciones de trabajadores y de empleadores en los sectores donde se ha estimado mayor impacto para promover una transición justa hacia una economía más verde en Chile“.

Se trata además de un tipo de empleo que requiere certificaciones. Por ello, indica Baquedano, especializarse en certificaciones ambientales va a ser un sector importante en la sociedad “porque no siempre la información que se entrega corresponde a productos ecológicos”.

QUE PASA 

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *